Viernes, Noviembre 27, 2020
Follow Us

Crecen las quejas y demandas que reclaman la culminación del concurso público de 2018 para renovar la Presidencia y el Consejo de Administración de la Corporación RTVE, como motor de las reformas indispensables para su recuperación. Mientras el servicio público sufre la peor crisis de su historia, diversas entidades sociales amenazan ahora con dirigirse ante las instancias españolas y europeas, denunciando el prolongado inmovilismo del Parlamento y el Gobierno.

Tres años han pasado ya desde la aprobación, con rara unanimidad parlamentaria, de la Ley 5/2017 (29 de septiembre) que buscaba anular la contrarreforma del Gobierno de Rajoy de 2012 (elección por mayoría simple gubernamental), para volver a exigir mayoría parlamentaria reforzada de dos tercios para la elección de los máximos órganos de gestión de RTVE. Dos años largos han transcurrido también desde que, a propuesta del Gobierno y en tanto se sustanciaba el concurso público que según esta ley debería preseleccionar a los candidatos más idóneos, se designó como administradora única "provisional" a Rosa María Mateo (julio de 2018). Ese mismo mes comenzaron las sesiones de trabajo del Comité de Expertos, nombrado a propuesta de la totalidad de los grupos parlamentarios que, tras publicar sus baremos legales (BOE de 17-8-2018), actuó por general consenso para valorar y distinguir a 20 candidatos del casi centenar de aspirantes presentados (BOE de 18-12-2018).

 Politicos gamberros

¿Y después? Luego vinieron las elecciones generales del 30 de abril de 2019, que dieron la investidura fallida, con el expediente del concurso traspasado oficialmente de la XIII y a la XIV legislatura. Y los comicios del 10 de noviembre siguiente, que abocaron al Gobierno de coalición. Y después llegó la pandemia que embrolló todo. Mientras tanto y hasta hoy, el concurso público quedó congelado y la "provisionalidad" se instaló en RTVE. Con una primera y evidente consecuencia: la no aplicación de la ley de 2017, titulada precisamente "para recuperar la independencia" de RTVE "y el pluralismo en la elección de sus órganos" demuestra que el servicio público de radiodifusión sigue careciendo de ambas notas vitales.

Aunque con su singularidad actual, la historia de RTVE repite esta paradoja endémica de avances y regresiones con cada gobierno, de izquierdas o de derechas, en lo que algunos historiadores no han dudado en calificar de "fatalidad" del servicio público: el nacimiento de TVE en pleno franquismo (1956) habría creado un aparato de "régimen" dictatorial, cuyo supremo valor era la manipulación de los súbditos, una mentalidad que habría atravesado la pared de la transición para contaminar a los gobiernos democráticos.

 

Así, Suárez inició la transición de la dictadura poniendo a RTVE con Rafael Ansón al servicio de UCD y Calvo Sotelo anuló la virtud del primer Estatuto democrático de 1980, "dimitiendo" a Fernando Castedo. Como Alfonso Guerra arruinó las promesas socialistas con José María Calviño y Jordi García Candau y hasta Rodríguez Zapatero permitió que su reforma democrática de 2006 fuera descafeinada por María Teresa Fernández de la Vega con la "reforma" financiera de 2009 (eliminación de la publicidad sin modelo financiero viable alternativo) y con penalizaciones al servicio público en una ley general audiovisual escorada al polo comercial (2010).

Así, mientras la derecha explotaba al máximo la utilización partidista de RTVE al tiempo que deterioraba el servicio público, los gobiernos progresistas han coqueteado con las cadenas comerciales y preterido el servicio público. Hasta la última ilusión de ese pacto del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos que prometía la elección y renovación (…) del consejo de administración de RTVE, primando "los principios de mérito, capacidad, igualdad, paridad de género y prestigio profesional", y "mejorando el sistema de concurso público".

En cada ocasión, RTVE ha descendido varios escalones en su capacidad de referencia social. Pero ahora parece estar inmersa en una pendiente de caída libre en todos los planos. Sin presidencia ni consejo de administración elegidos por el parlamento, por vez primera en democracia, no solo incumple la ley de 2006 sino la propia constitución (art. 20.3: "la ley regulará…") perdiendo al mismo tiempo su legitimidad para las funciones que le son propias: nombramiento de directivos, aprobación de contenidos y presupuestos. De forma que las múltiples decisiones de estos dos años, normales en una gestión televisiva, como las remociones de directivos de radio o de centros territoriales, las sustituciones de corresponsalías claves, los cambios sustanciales de programación y sus frecuentes fracasos, suscitan en estas condiciones crisis periódicas internas y el deterioro creciente de su imagen pública.

Efectivamente, el servicio público "no pertenece a los gestores y tampoco a los trabajadores, sino a todos los españoles", pero eso se garantiza solo con el cumplimiento de las leyes y sus buenas prácticas. Porque RTVE tiene además su mandato marco anticuado y vencido desde diciembre de 2016 y carece siempre del contrato programa trienal que exige la ley de 2006, sin los cuales es inverosímil su misión social, y el cumplimiento del protocolo de Amsterdam (32 del tratado de constitución actual de la UE) que exige la proporcionalidad del dinero público con las funciones legales del servicio público, por lo que Bruselas podría expedientar a España en cualquier momento.

Peor aún, con su presupuesto de gastos congelado desde 2010, RTVE es incapaz de competir con el potente duopolio comercial de Mediaset y Atresmedia, y por supuesto de hacer una transición digital y multimedia que exige su propia supervivencia. Pero los déficits comienzan a crecer, con casi 30 ME de pérdidas en 2019 y previsiones pesimistas de unos 50 ME en rojo para 2020. Una caída que augura nuevos problemas políticos, porque la ley de 2006 (art. 13.2) preveía la dimisión en bloque del Consejo de Administración si se superaba en gastos el 10% de la compensación presupuestada por el servicio público; pero es difícil exigir el cese de un Consejo que no existe…

Termómetro insoslayable de la gestión deficiente de la corporación, desde que asumió el mando la dirección "provisional" (Julio de 2018), la 1 ha descendido del 10,5% de share medio al 9,2% de Septiembre de 2020 (con récords a la baja mensuales hasta del 8%), un deterioro de su peso social mucho más preocupante por cuanto que las dos cadenas privadas competidoras han mantenido básicamente en este tiempo sus cuotas, y porque esta pérdida de liderazgo incluye a los telediarios, corazón de su función social; con todos sus canales, el grupo público ha caído del 16,5 al 15,5% en comparación con la preponderancia creciente de Mediaset (28,2) y Atresmedia (27%), unas tasas que amenazan con la irrelevancia de servicio público a corto plazo (aun sumando el 8,15% de las TV.AA).

La impaciencia y la indignación parecen ganar enteros en los ambientes defensores del servicio público español. Así, si el pasado año el Comité de Expertos y algunos de los candidatos seleccionados pidieron al parlamento que culminara el concurso público, en Julio de 2020, el Comité protestó airadamente contra un dictamen de los letrados del Senado que pretendía la anulación práctica del concurso alegando que el Comité se había "excedido" en su autonomía, e incluso parecía reñir al parlamento por haber aceptado constreñir "el ámbito de la decisión política de las cámaras". El resultado habría sido volver a las cuotas militantes partidistas y a la manumisión de RTVE por los gobiernos de turno, porque el concurso se ha convertido en la clave de bóveda de todas las reformas indispensables.

rtve a la carta

En las últimas semanas, los 19 candidatos considerados idóneos, de todas las tendencias ideológicas, se han dirigido al Parlamento exigiendo concluir el concurso público para dotar a RTVE de una dirección estable y plural, y en el mismo sentido se ha pronunciado el Consejo de Informativos de RTVE. Por su parte, la asociación Teledetodos ha promovido un manifiesto con decenas de entidades ciudadanas y periodísticas, en las que da un paso más, amenazando con interponer quejas y demandas ante las autoridades españolas, como el defensor del pueblo o la CNMC, y europeas (el Parlamento europeo, el Consejo de Europa, organismo que ya emitió una "alerta" sobre la empecinada ausencia de presidente y consejo elegidos parlamentariamente para RTVE).

La convicción general es que los cuarenta años en democracia buscando a trompicones un modelo de servicio público democrático como el reconocido en el tratado constitutivo de la UE, no son ya soportables, y que RTVE y detrás las TV.AA. están ante su última oportunidad histórica. Especialmente cuando una larga trayectoria de las radiotelevisiones europeas occidentales muestra el camino de normas y "buenas prácticas" que hacen de sus servicios públicos puntales de la información y el debate democrático, de la creación y la difusión de la cultura, indispensables frente a la avalancha de programaciones comerciales, de contenidos basura, y a la hiperfragmentación de un público que pierde sus referentes simbólicos comunes.

Habitualmente empaquetada con el poder judicial, como una especie de guinda al pastel de ese consenso imposible con la oposición, la renovación del Consejo de RTVE es legalmente viable aun en el hipotético caso de un boicot de la derecha, porque según la ley de 2007, 15 días al menos después de una fallida votación por 2/3 de ambas cámaras, los nombramientos pueden salir adelante por mayoría simple si aúnan propuestas de la mitad al menos de los grupos parlamentarios existentes (disposición transitoria 1ª), una previsión factible en el Congreso (10 grupos) como en el Senado (ocho).

Las maldiciones, por tanto, no proceden de los dioses ni de hipotecas históricas irredentas, sino de los hombres, especialmente cuando se agrupan en partidos políticos españoles para conformarse como maquinarias miopes de poder a corto plazo, sin visión para preservar las plataformas vitales de la democracia, del diálogo y la construcción del consenso en la esfera pública, en cuya ausencia la polarización ideológica, la desinformación y la manipulación sistémica se convierten en la dinámica hegemónica de la opinión pública. Una conclusión que la COVID-19 no ha descubierto ciertamente pero sí ha venido a corroborar con todas sus amenazas, para la salud, para la democracia y para el desarrollo integral de nuestra sociedad.

Publicado en Blogs
Etiquetado como
Domingo, 01 Noviembre 2020 10:36

RTVE, 1988 : un corte de señal (y de mangas)

Un libro de épica sindical escrito por un soriano de Nepas: «El corte en RTVE. Así arrancó la huelga general 14-D-1988», que ese es su título, está escrito por Jaime Martínez. En cierto modo, es también un manual detallado para uso directo y proactivo de posibles huelguistas en no importa qué sector.
Su propia historia merece un libro porque antes que periodista y sindicalista, Jaime Martínez fue niño-campesino y agricultor. Después, radiotécnico y otros oficios: el de Nepas es un producto típico de la emigración interior. Quizá el fenómeno principal –raramente reconocido como tal- de transformación de España en el siglo XX. Se habla más de sus consecuencias que de sus causas, que fueron referidas sobre todo en la literatura española del siglo XX mucho más que en la historia sociológica del país.

En todo caso, el soriano de Nepas no ha hecho un texto de ficción -excepto algunas líneas divertidas- sino un detalladísimo –y muy trabajado- relato. Al menos, para quienes participamos en aquella gran lucha-fiesta que fue la huelga general de 1988. Porque las huelgas pueden resultar muy amargas, pero también lo contrario si tienen éxito en su desarrollo y en sus objetivos. La de 1988, fue de estas últimas. Por eso, hay que recordarlo porque cuando se afronta un período de reivindicaciones sociales –siempre incierto- hay que recordar las que tuvieron éxito para contrarrestar los desencantos de las perdidas o fallidas.

En la oficina del Presidente del Gobierno, tras requerir distintas informaciones de control, informes urgentes de la situación, etcétera, habían llegado a la conclusión de que en RTVE habría huelga, quizá, parcial, más o menos seguimiento del paro, pero nunca lo que hubo: todas las pantallas del país se fueron a negro, como se dice en el argot de la tele.

PORTADA HUELGA RTVE

Jaime Martínez levanta de nuevo el ánimo de una manera que resulta apasionante. Y lo hace de modo sindicalmente ortodoxo, a ratos, y, otros, de manera que parece una novela de suspense. Por ejemplo, en la descripción de los huelguistas aislados entre las cumbres de Navacerrada. Descerrajaron a quemarropa, y mantuvieron después contra viento y marea, una monocorde carta de ajuste desde 2258 metros de altitud, en el pico llamado Bola del Mundo. Al lado, permanentemente, había un pequeño destacamento de la Guardia Civil, responsables de la vigilancia de las instalaciones y de aquellos lugares. Un guardia vigilaba el interior de la instalación. Estaba junto a los trabajadores en huelga. Ellos recuerdan sus secas respuestas ante varias llamadas que recibió aquella larga noche:

-No, mi comandante, ningún problema; los técnicos no hacen nada, solo que están en huelga. …/…

Y un rato después:

-Negativo, mi coronel -decía el cabo-, muy tranquilo. …/…

-Negativo, nada de refuerzos, sin novedad, mi coronel.
La descripción del cambio de turnos allí –uno más bien pro-UGT, los otros más bien afiliados de CCOO- es la siguiente :

El relevo se hacía entre las diez y diez y media de la mañana. Un auto los recogía en Madrid y los subía hasta el puerto. Desde allí parte una calzada de hormigón que llega hasta arriba. Para los tiempos de nieve disponían de una máquina-oruga, ‘la tanqueta’, en la que cabía una quincena de personas. Algunos días de invierno con nieve y niebla, que no se veía un palmo, desaparecía esa calzada. Entonces entraba en acción Mario Morales, que además de hacer un poco de todo en la instalación, era natural de Cercedilla, montañero, alpinista, un sherpa, que atado a la máquina con una cuerda atada con plásticos colgantes para saber que estaba tensa, iba señalando el camino…

El personal cree que es agarrar el mando a distancia y nada más. Pues no, ahí queda esa muestra del sherpa Mario Morales.

Aunque el momento clave de aquel día legendario es la invasión del vestíbulo de Torrespaña por parte de un piquete de cuatrocientos trabajadores y el corte de la señal mientras se emitía el telediario.

Susana Iglesias, la secretaria, que controlaba el autocue con los textos previstos, le tuvo que decir a la presentadora, Olga Barrio : « No sigas leyendo que han cortado ». Un corte de mangas sonoro a una de esas malditas reformas laborales y de las pensiones, que resurgen periódicamente como mosquitos venenosos.
Aquella noche, los del piquete habían ido gritando desde el fondo de la entrada en Torrespaña una cuenta atrás para animar a quienes tenían que asumir (muy personalmente) la responsabilidad del corte. Con riesgo de ser despedidos.

El autor estructura su libro por capítulos con los números de aquella cuenta atrás. El comité de huelga había dado instrucciones para que todos se levantaran al ser la medianoche y dejaran el equipamiento técnico sin más. Para que no se pudiera culpar a nadie de sabotaje.

Pero una serie de circunstancias llevaron a un par de huelguistas –anónimos, entonces, bien precisos en el texto de Martínez- a asumir la culminación de aquella cuenta atrás.

¿Y por qué aquella huelga general ? Ah, me olvidaba casi. Porque el gobierno de Felipe González impulsaba una reforma laboral que –digamos- empezaba la senda de la precariedad mucha más dura que llegaría después. Abaratamiento del despido y temporalidad mayor para los contratos más jóvenes, sobre todo.

El punto que más impulsó la huelga promovida por CCOO y UGT fue un plan de empleo juvenil que había previsto un Consejo de Ministros a finales del mes de octubre. Estaba «destinado a jóvenes de entre dieciséis y veinticinco años, por el salario mínimo interprofesional, una duración de entre seis y dieciocho meses y exenciones en las cuotas de la seguridad social para los empresarios». Vamos, un clásico de la nueva (entonces) época neoliberal.

Todo eso está en el libro del de Nepas. También que el ministro José Luis Corcuera, de Interior, hizo kilómetros con su escolta para tomarse un bocadillo el día de la huelga y no pudo encontrar un bar abierto. Unos ocho millones de huelguistas siguieron convencidos la indicación principal de los sindicatos: el corte de la señal de TVE en Torrespaña. En aquel entonces, ya había algunas cadenas autonómicas, pero aún no televisiones privadas de modo que la tele pública todavía era “la tele” sin más. A lo grande.

En "El corte en RTVE" discurren al detalle, las demandas de algunos miembros del Gobierno de entonces, la lejanía de Felipe González, los controles técnicos y los políticos, la honestidad y las contradicciones personales de Pilar Miró, quien era directora de RTVE, ya dimisionaria y acosada por el doble frente de la oposición y de los guerristas del PSOE.

A quien firma esto, y como testigo de varias ocasiones similares en Torrespaña, le resulta divertida la descripción de los jefes y encargados (enviados por los políticos) que se acercaron antes para hacer preguntas del tipo, ¿esto cómo funciona? ¿Quién se ocupa de qué? Ingenuos e ignorantes. No les sirvió de nada.

TVE negro impulso huelga general

Jaime recuerda minuciosamente a los directivos (algunos fallecidos) y a la clase política de entonces. Y ha recuperado el rastro de muchos trabajadores de hoy, o de entonces, que llevaban -o aún llevan- a cabo tareas imprescindibles para que los demás, los telespectadores, botoneen en sus casas para subir el volumen o para cambiar de canal. Muchos son sherpas como el compañero que se ataba la cuerda para que no se perdiera nadie en la senda nevada de la Bola del Mundo.

En lo que me concierne, y conste que mi papel de huelguista fue fiel, aunque un poco punk y de antihéroe total, he disfrutado otra vez con aquel corte de señal que fue un corte de mangas al poder. En Radio Nacional de España, es decir, en Prado del Rey, fue más de lo mismo:

– Al aproximarse las doce de la noche, Corral cogió un rollo de cinta que tenía solo música y lo puso a punto. En el Estudio, al otro lado del cristal, estaba Javier Arenas, editor y presentador del informativo Última Edición, que terminaba a las 00,30 que estaba avisado por los propios técnicos que se unirían a la huelga. Arenas metió poco antes de las doce una crónica desde Ginebra que daba cuenta de la intervención de Yasser Arafat en la sede de la ONU, y retomó el micrófono cuando faltaban ocho segundos para las doce con estas palabras.: ‘Por lo demás, las medidas de seguridad que ya anunciábamos ayer en la Última Edición continúan siendo realmente intensas en torno a…’ En la sílaba ‘ten’ de ‘intensas’ sonó la primera señal horaria y Martínez [otro Martínez] bajó a cero el potenciómetro (regleta en la jerga técnica) dejando casi inaudible el resto de la frase, y tras las sexta señal subió al aire el rollo de música que habían preparado…

En el libro de Martínez están las lágrimas de Pilar Miró, el perfil de la clase política de aquella época, la cara de tontos de otros y hasta la descripción del pub El Hondingaño de Carabanchel, donde varios bebedores noctámbulos habituales, totalmente ajenos a RTVE, y uno que era un viajero hacia el gran piquete, fueron testigos juntos de un histórico corte de la señal de casi toda la televisión del país.

El autor ha hecho casi un centenar de entrevistas y ha recuperado al detalle documentos, vídeos y volantes sindicales de entonces, en muchos de los cuales estaba y está su propia mano como secretario de CCOO en RTVE y como presidente de su Comité de Empresa, que fue.

Invito a la plebe a recordar aquello con el de Nepas porque fue fruto de un esfuerzo colectivo que tuvo éxito: hubo parón de la reforma laboral de entonces y los sindicatos UGT y CCOO aumentaron su colaboración hasta la (casi) unidad sindical de las décadas que siguieron.

Inauguración en Torrespaña escultura de Augusto Arana que recuerda la huelgaAl final, me han convencido unas líneas de manera precisa y con ellas me identifico:

–Conseguimos la destitución de Pilar Miró (la teníamos entre nuestras reivindicaciones), pero salimos perdiendo porque el PSOE metió como directores generales a Luis Solana y a Jordi García Candáu…

Pilar Miró, con todos sus defectos y contradicciones, fue una mujer extraordinaria y una gran defensora del servicio público de radiotelevisión como mecanismo esencial de las democracias de verdad.

Y fue víctima de un acoso múltiple e indigno.

A quien esto firma, le honra que el 15 de agosto de 1988, algunos meses antes de la huelga, le echara una vez una bronca por el aspecto de corresponsal desaliñado y machadiano. Maldita sea, qué tiempos.

No sé si ahora podríamos pensar en un corte de mangas similar. Contra lo que creen muchos en la calle y en otros medios de comunicación, en Torrespaña y en Prado del Rey ha habido múltiples episodios de rebelión colectiva. Durante más de tres décadas, contra directivos impuestos y sus “cómo funciona esto”, que resulta ser casi siempre un paso previo de los aterrizados y manipuladores voluntarios. Una redacción rebelde, sí (ah, la guerra del Golfo).

Hoy día, tampoco estaría de más ahora, en RTVE, darle una patada en el culo a la clase política y parlamentaria. Mantienen paralizado el concurso público para elegir a la nueva dirección y para terminar con la provisionalidad de la radiotelevisión pública española. Y como aquella reforma laboral, eso es otra amenaza a la ciudadanía. Se entienda o no así. De modo que necesitamos más madera, más literatura como ésta, épica y divertida. Y desde luego otro corte de mangas por la radiotelevisión pública de todos.

 

Publicado en Blogs
Etiquetado como

[EuropaPress 9/9/2020]

Más País-Equo pide desbloquear de una vez el concurso público para renovar RTVE

 Más País-Equo ha presentado este miércoles a la Mesa del Congreso un escrito pidiendo que en la próxima Comisión mixta de control parlamentario de RTVE se incorpore al orden del día la continuidad del concurso público para el nombramiento del Consejo de Administración y presidencia de RTVE.    En el texto registrado en la Cámara baja, firmado por la diputada ecologista Inés Sabanés, la formación recuerda que en enero de este año ya pidió que se tomaran medidas urgentes para retomar e ...

Leer más: https://www.europapress.es/sociedad/noticia-mas-pais-equo-pide-desbloquear-vez-concurso-publico-renovar-rtve-20200909185835.html

(c) 2020 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de este contenido sin su previo y expreso consentimiento.

 pdfEscrito RTVE Mas Pais.Equo A la mesa de diputados del congreso.pdf

Publicado en Noticias seccion

La profesora Isabel Fernández Alonso aporta a los grupos parlamentarios argumentos jurídicos no recogidos en el informe de los letrados para que se respete el trabajo del Comité de Expertos de RTVE

En calidad de miembro del Comité de Expertos de RTVE, Isabel Fernández Alonso, ha dirigido una carta a los grupos parlamentarios en la que apunta dos claves para defender el trabajo de valoración de candidatos a consejeros realizado en 2018.

Por un lado, apunta que, atendiendo al principio de seguridad jurídica, la decisión de declarar idóneos solo a 20 candidatos se debería haber recurrido dentro del plazo de diez días establecido en la Resolución del Comité de Expertos de 10 de agosto de 2018 por la que se aprueba el baremo para la valoración de los méritos presentados por los candidatos. Al no haber sido así, entiende que ese criterio devino firme por lo que no procede aceptar los recursos planteados con posterioridad.

Por otro lado, señala que no observa ningún argumento jurídico que permita, en un concurso público, primar las cuotas de género sobre los principios constitucionales de mérito y capacidad.

Fernández Alonso solicita, en la línea de otros 13 expertos que han firmado una carta conjunta, que se cierre con urgencia y con amplio consenso el proceso de nombramiento del nuevo Consejo de Administración de RTVE.

Publicado en Sin categoría

En un contundente comunicado, 13 de los 17 miembros del Comité de Expertos han expresado su queja y firme protesta ante el informe jurídico titulado “Nota sobre la renovación de los miembros del Consejo de Administración de la Corporación RTVE”, divulgado por la prensa como dictamen sin autoría de letrados oficiales del Senado, y no desmentido en sus contenidos por esta institución”.

Los expertos rebaten de plano la nota de estos letrados del senado, a quienes atribuyen la intención de anular, en la práctica, la totalidad del concurso público, y animar a la comisión de nombramientos del Congreso y del Senado a llamar y nombrar a cualquiera de los 95 candidatos presentados inicialmente.

Los firmantes a las presidencias del Congreso y del Senado, a la Comisión Mixta, y al conjunto de los grupos parlamentarios, -como ya hicieron en noviembre de 2019-, que culminen urgentemente el proceso de concurso público que iniciamos, eligiendo con el máximo consenso posible unos nuevos organismos de gestión y dirección para RTVE.

Publicado en Noticias seccion

 

SÚMATE A LA DECLARACIÓN CONJUNTA DE ORGANIZACIONES Y COLECTIVOS SOCIALES, ACADÉMICOS Y PROFESIONALES EN ESTE FORMULARIO.

 

#ConcursoPúblicoRTVE

DECLARACIÓN:

 

 

REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA Y FINES SOCIALES DE LA COMUNICACIÓN DE SERVICIO PÚBLICO.

El compromiso con la regeneración democrática y la cultura incluido en el acuerdo del nuevo Gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos tiene una asignatura pendiente en la urgente y necesaria regeneración del espacio público de comunicación audiovisual, que incluye, de entrada, la reconstrucción de los órganos democráticos de gestión de RTVE.

Publicado en Blogs

La dilación en la resolución del proceso del Concurso para la renovación de la Presidencia y el Consejo de Administración de la CRTVE hace necesario instar al Parlamento a que retome las responsabilidades que constitucionalmente tiene asignadas en el artículo 20 de la Constitución, donde se especifica que

La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público

Queda claro, por tanto, que corresponde al Parlamento "la organización y el control" de la CRTVE, circunstancia que debe verse reflejada en las disposiciones legales que se dicten.

La dilación en la constitución de la Comisión Mixta de control parlamentario de la CRTVE ha hecho que no haya podido ser ejercido en la forma establecida el susodicho control parlamentario. Esto, unido a la dilación temporal de la situación de provisionalidad ha hecho que sea imposible de facto, ejercer el control parlamentario que la Constitución propone.

Es comprensible que se establezcan mecanismos para atender la provisionalidad que, circunstancialmente, pueda afectar al funcionamiento de una empresa como RTVE pero, igualmente, es comprensible que las situaciones de provisionalidad, unidas a la falta de control por parte de las instituciones constitucionalmente responsables de dicho control, al hecho de que no existan mecanismos revocatorios por los que el Parlamento pueda revertir, modificar o controlar a la administración provisional de la CRTVE, y a la inexistencia de un Consejo de Administración que ejerza sus funciones de control, devienen en una situación anómala que se prolonga excesivamente en el tiempo y que perjudica no solo la posibilidad del mencionado control parlamentario de la CRTVE, sino también el desarrollo y buen fin del Concurso para la elección de sus cargos cuyo objetivo es, según reza en su título (Ley 5/2017, de 29 de septiembre, por la que se modifica la Ley 17/2006, de 5 de junio, de la radio y la televisión de titularidad estatal) "recuperar la independencia de la Corporación RTVE y el pluralismo en la elección parlamentaria de sus órganos".

Hay que concluir que, mientras no finalice el Concurso, al menos la " independencia de la Corporación RTVE y el pluralismo en la elección parlamentaria de sus órganos" no se puede dar por conseguida y que, la excesiva duración temporal de una situación provisional la convierte en crónica y elimina las posibilidades de control legalmente establecidas para una institución de la relevancia de la CRTVE.

En esta situación anómala e indeseable, cualquier dilación por parte del Parlamento es completamente inaceptable, por obviar la responsabilidad de control que tiene encomendada constitucionalmente.

Nuestra intención, al presentar este escrito es poner de manifiesto esta situación y exigir al Parlamento la máxima diligencia en la resolución del Concurso.

 

pdfEscrito presentado al parlamento (1.78 MB)

 

Publicado en Blogs
Sábado, 20 Abril 2019 11:59

Diez horas que rompieron RTVE

[Infolibre]

El anuncio público de que la dirección de Informativos "no se siente vinculada" con la decisión de Rosa María Mateo de hacer coincidir el debate en RTVE con el previsto en Atresmedia abre una grave fractura interna

Los profesionales convocan la vuelta de los Viernes Negros para defender la independencia frente a cualquier Gobierno

Entre las once de la mañana y las nueve de la noche de este Jueves Santo, y con el debate entre los cuatro principales partidos en el punto de mira, se han sucedido una serie de acontecimientos dentro de RTVE, que han culminado con un choque frontal entre la más alta representación de la dirección, en la persona de la administradora provisional única, Rosa María Mateo, y el colectivo de profesionales de Informativos. En la primera de esas horas, la dirección de RTVE hacía público un comunicado oficial en que fijaba el martes 23 como fecha del debate, en plena coincidencia con el publicitado por Atresmedia. A las nueve de la noche, Ana Roldán, presentadora y número 2 del Telediario, aseguraba, ya en titulares, que "los consejos de informativos, que representan a los profesionales de la información de RTVE no comparten la decisión de la Corporación de cambiar la fecha del debate. La dirección de Informativos de TVE se desvincula de la decisión de la Administradora Única".

Nunca había pasado. En casi 63 años de historia de TVE, habían tenido lugar conflictos entre trabajadores y dirección. Bajo el mando de Álvarez Gundín, se llegaron a producir sentadas de la redacción a las puertas de su despacho, o los profesionales se levantaron de sus puestos de trabajo en la sala principal y dieron la espalda a los monitores mientras se emitía el Telediario, pero esas movilizaciones, como las posteriores de los "viernes negros", enfrentaban a los profesionales de la información contra la dirección en su conjunto, y muy especialmente contra el director del departamento. Lo de este Jueves Santo ha sido un choque frontal entre la máxima autoridad de RTVE y el conjunto de los trabajadores de Informativos, incluida su directora, Begoña Alegría, que "se desvincula" de la instrucción de Mateo.

Pero, ¿cómo se ha llegado hasta ahí? infoLibre ha podido reconstruir esas horas, que arrancan con el comunicado mañanero, cuya versión definitiva esta fechado a las doce y diez minutos, pero del que había noticia desde una hora antes. La primera reacción es externa a RTVE: María Llapart, al frente de Al Rojo Vivo, de laSexta, convierte el espacio en casi un monográfico que muestra el rechazo de Atresmedia a la decisión, y que va incorporando las críticas de Pablo Casado, Pablo Iglesias y Albert Rivera, que reafirma su compromiso con la cita planteada por ese grupo, coincidente con la decidida por Rosa María Mateo.

Mientras, en el seno de RTVE asoman las primeras repulsas de trabajadores a título individual. Al borde de la una de la tarde, el colectivo MujeresRTVE afirma: "Señoras directoras de RTVE, su responsabilidad es propiciar el debate y ubicarlo en una fecha en el que todos puedan ir, independientemente de que haya 1 o 100 en otras cadenas". Antes de las dos de la tarde, infoLibre tiene acceso al documento enviado por RTVE a la Junta Electoral, con la cobertura prevista para la campaña electoral, que sitúa en el lunes 22 la celebración del debate y afirma que, "la fecha es la que propone TVE y podría modificarse en caso de acuerdo entre los partidos".

A esa hora, los Consejos de Informativos redactan el documento (hecho público minutos después de las tres de la tarde) en el que afirman no compartir la decisión de la dirección de RTVE, e insisten en que "RTVE debe apostar por la imparcialidad y no ajustar su programación a la propuesta de un único partido político, sea el que sea, sino favorecer que el debate a cuatro se celebre en la radiotelevisión pública conforme estaba previsto". Una horas después, la sección sindical de UGT afirma que "si el presidente Sánchez quiere debatir el día 23, es su decisión; no la de RTVE que lo tenía programado para el 22 y asegura que"cuando Rosa María Mateo y su equipo directivo se equivocan, es el papel público de RTVE el que se resiente, y estas no son las formas, ni el modo, ni la manera".

 

Seguir leyendo en infoLibre

Publicado en Noticias seccion

[La Vanguardia] 

Avalan al comité de expertos que seleccionó a los 20 mejores candidatos y creen que su labor no caducó con el fin de legislatura.

Los servicios jurídicos del Congreso han avalado los pasos que el Parlamento ha venido dando para renovar el Consejo de RTVE por concurso público y no consideran necesario que el proceso deba empezar de cero en la próxima legislatura salvo que las Cámaras decidan cambiar las normas.

La Mesa de la Cámara baja ya había decidido que este proceso de selección será una de las iniciativas, junto con la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que sean trasladadas al nuevo Parlamento. No obstante, solicitó un informe a los letrados del Congreso para aclarar si seguían siendo válidas las fases del proceso que se habían completado antes de la disolución o habían caducado con el fin de la legislatura.

En el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, los servicios jurídicos determinan que "no procede caducar" este proceso, teniendo en cuenta que el Comité de Expertos "es un órgano que goza de autonomía" respecto del Gobierno y del Parlamento, y que "sus decisiones se han adoptado en el marco de un procedimiento regulado", en este caso por la nueva Ley de RTVE.

Seguir leyendo en La Vanguardia

Publicado en Noticias seccion
Miércoles, 03 Abril 2019 11:57

Un concurso que se alarga

La Ley del año 2006 de la radio y televisión de titularidad estatal, basada en el informe del “Consejo de Sabios”, estableció la elección parlamentaria, por mayoría de dos tercios, de sus órganos de administración y gobierno –salvo dos consejeros cuya propuesta correspondería a los sindicatos más representativos a nivel estatal–, con la idea de reforzar y garantizar su independencia. Dada la importancia política y social de la Corporación de RTVE, se pretendía así asegurar que en tal elección participase siempre la oposición. Con ello, esta regla se constituyó en un principio estructural del funcionamiento de la Corporación RTVE y uno de los fundamentos de la instauración de un modelo de radio y televisión pública, independiente, plural, viable y de calidad.

Publicado en Blogs
Página 1 de 77

Teledetodoslogo

Teledetodos es un Grupo de investigación que agrupa a profesionales, académicos, investigadores y a todos aquellos ciudadanos o colectivos interesados en un auténtico servicio público de comunicación audiovisual y multimedia. Este sitio pretende ser un foro de referencia y documentación para todos los interesados en el sector de la comunicación y sus contenidos y publicaciones están abiertos a la participación ciudadana.

Log in or Sign up