teledetodosx130

Grupo de estudio de comunicación de servicio público

Spanish English French German Italian

La televisión pública necesaria

[Editorial El PAÍS]

El acuerdo alcanzado esta semana por PSOE, Podemos y Ciudadanos para desbloquear la designación de una nueva cúpula gestora en RTVE es un primer paso para situar a la radio y la televisión pública en la senda de la independencia. Liberadas de la pelea por la audiencia para atraer publicidad, las emisoras públicas estatales tienen la obligación de poner en antena programas que sean referentes de calidad, y muy especialmente en el ámbito de los formatos informativos. Dejarse arrastrar por la dinámica de los operadores privados, que en su despiadada lucha por ganar telespectadores no dudan en frivolizar incluso en la cobertura de las noticias más dramáticas, implica abdicar de sus principios básicos.

Siguiendo el ejemplo de corporaciones modélicas como la británica BBC, es una gran novedad que la renovación del consejo de administración de RTVE y de su presidente se realice mediante un concurso público en el que se midan los méritos profesionales de los candidatos y no la afinidad política. Este proceso debe estar claramente reglamentado y ser abordado con la máxima transparencia para que RTVE pueda recuperar la credibilidad y deje de estar, como actualmente, al servicio del Gobierno.

Para sentar unas bases sólidas en el ineludible camino hacia la independencia, el pluralismo y el respeto a distintas corrientes de opinión, RTVE necesita emprender esta etapa con el mayor consenso posible. Si se quiere evitar que el cambio naufrague, es imprescindible que el PP se sume al pacto. De nada servirá el acuerdo entre los grupos parlamentarios de PSOE, Ciudadanos y Podemos en el Congreso —órgano encargado de nombrar a seis de los 10 miembros del consejo de administración— si el PP bloquea en el Senado, con su aplastante mayoría, la elección de los cuatro consejeros que corresponden a la Cámara alta.

Información adicional

Leer más ...

Cómo reformar RTVE

[Extracto artículo de opinión de Manuel Piedrahita]

En agosto de 2009, se aprobó una ley que suprimía la publicidad en TVE. Se criticó que esta jibarización de TVE tenía como objetivo beneficiar a las nuevas cadenas comerciales, La Sexta y Cuatro. Pronto cesó Luis Fernández y le sustituyó Alberto Oliart, nombramiento consensuado por el PSOE y el PP. Enseguida surgieron las criticas: "Nombrar como presidente a una persona de 81 años para una empresa que ha invitado a irse a todos los mayores de 52 años es, por decirlo suavemente, raro". Arcadi Espada señalo con agudeza el por qué del declive de TVE: "Una sociedad que jubila a esa edad se parece mucho a la que mantenía fuera del torno productivo a las mujeres (...) Pervierte la mecánica a de los relevos y de los aprendizajes generacionales".Al ganar el Partido Popular las elecciones por mayoría absoluta en 2011, cambió la ley y se volvió a elegir al presidente por simple mayoría. Ya no hacía falta el previo consenso. Esa decisión no gustó a los demás grupos políticos.

El pasado mes de junio, con el PP ya sin mayoría parlamentaria, se insistió en la euforia: "Ahora esto va en serio". La portavoz de Podemos no escatimó palabras rotundas: "Han convertido RTVE en un instrumento de propaganda mala, barata, infame, miserable. Por suerte hoy hay una mayoría parlamentaria que puede cambiar las cosas". Ahora están centrados todos los grupos políticos en el nombramiento de los 10 miembros del consejo de administración. Los aspirantes serán elegidos por concurso público y de los 10 se elegirá al próximo presidente de RTVE. El periodista, Luis Martínez, en un artículo titulado, Usted 'for president', ha opinado irónicamente sobre la novedad de la elección: "Sí, ya sabemos que se trata de una competición abierta. Cualquiera, incluido Nadal, se puede presentar. Da lo mismo que jamás haya visto la tele (eso hasta cuenta a favor)".Hay que preguntarse cómo reformar el Estatuto de RTVE y también las televisiones autonómicas.

La panacea audiovisual no está en cómo nombrar al presidente del antiguo Ente. Así que recomiendo tener a mano el razonamiento de Bertold Brecht en su Teoría de la radio: "Si considera esto utópico, reflexione porqué es utópico".

Información adicional

Leer más ...

Medios públicos imparciales

EDITORIAL DEL DIARIO "EL PAÍS"

Medios públicos imparciales

La radio y la televisión públicas han de ser un fiel reflejo de la sociedad y no un instrumento de propaganda

La voluntad expresada por los principales partidos para alcanzar un pacto sobre educación es una buena oportunidad para extender los acuerdos políticos a otros ámbitos, entre los cuales no debería faltar RTVE. Como han trasladado esta semana los trabajadores de la corporación estatal a los grupos parlamentarios, es preciso que las Cortes Generales intervengan para devolver a la radio y la televisión públicas la independencia, el pluralismo y la credibilidad informativa.

Desde que el PP de Mariano Rajoy decidió romper el consenso político la imagen de RTVE se ha ido erosionando a pasos agigantados. Hay ejemplos recientes que muestran la deriva emprendida por los actuales directivos para tratar de agradar, sin el menor disimulo, al partido en el Gobierno. Contraponer en el telediario el desapacible tiempo del pasado fin de semana en Madrid con “la imagen de alegría” que se vivía en el congreso de los populares es una manera zafia de abordar un hecho noticioso; y entrevistar al presidente del Gobierno con una puesta en escena más propia de un jefe de Estado tampoco favorece la presunción de neutralidad que debe tener un ente público.

Información adicional

Leer más ...

Más sucesos

[El Mundo]

Manuel HIdalgo

Nos disponemos a ver un telediario. El más tonto del lugar sabe que en el mapa del mundo están clavadas por doquier banderitas rojas que señalizan guerras, graves conflictos y problemas, procesos inciertos, derivas inquietantes, mutaciones peligrosas, crisis cruciales. El planeta entero está viviendo una gran transformación, que es histórica e inédita por los agentes científicos, tecnológicos, culturales, económicos, ideológicos, sociales y morales concurrentes.

No es seguro, ni mucho menos, que todo ese cambio sea definitivamente para peor, pues nada es definitivo según sabemos. Puede ser un cambio circunstancial en lo más negativo, un largo momento de barullo y desconcierto, de daños y perjuicios, al que, tal vez, le siga, como ya antes ocurrió, la aparición de nuevas vías de luz, de sosiego, de sentido y de mejora.

De hecho, cada día, entre todos los agentes antes mencionados no son pocos los que producen hallazgos, ejemplos y modelos muy positivos y esperanzadores.

Nos disponemos a ver un telediario, decía. Y, después del adelanto obligado de un par de noticias en verdad relevantes, se nos arroja una paletada de titulares sobre sucesos mórbidos -crímenes, abusos, acosos, accidentes, fiestas bárbaras, delitos sexuales y otras historias del horror cotidiano- que nos transmiten lo peor del comportamiento humano y que, a todas luces, tienen como objetivo evitar que nos despeguemos del televisor: ahora tenemos que hablar, qué remedio, de algunos asuntos importantes, pero no se vayan, que enseguida les vamos a echar su ración de carnaza.

Esto implica un tremendo desprecio a la sensibilidad y a la inteligencia crítica de los espectadores. Pero todavía es peor: los espectadores, en infernal círculo vicioso, están esperando esa clase de noticias con mayor curiosidad que las en verdad importantes, según parecen confirmar los estudios de audiencia que aconsejan incluir esos contenidos. Y, entrando de lleno en lo insoportable, no son, al parecer, las televisiones quienes desprecian a los espectadores, sino que somos los que soltamos estas monsergas, quienes les estamos despreciando, pues si llegamos a calificar de basura -también fuera de los informativos- lo que esas televisiones ofrecen, estamos llamando basura a los millones de espectadores que las consumen.

 

Información adicional

Leer más ...

Los Desayunos de TVE: causas de una crisis de audiencia

[La Información]

Borja Terán

Los Desayunos de TVE cumplirán 23 años en emisión el próximo 8 de enero. Lejos quedan ya aquellas primeras etapas de un programa que nació con la idea de realizar sinergias con Radio Nacional de España. Entonces, La 1 conectaba con el estudio de radio, donde Julio César Iglesias y Diego Carcedo entrevistaban a los líderes de los partidos y los protagonistas de la actualidad.

Dos décadas después, ya no es un programa de radio “retransmitido” por la tele para promocionar la emisora hermana, ahora es un informativo matinal que ha cambiado dependiendo de la personalidad de su presentador y la gestión política de TVE. Sólo se mantiene una característica intacta: es la referencia de la entrevista política en Televisión Española.

Sin embargo, Los Desayunos pasan por su peor momento de audiencia desde que cogiera las riendas del programa Sergio Martín en el arranque de la temporada. Unos datos que se deben a la dura competencia, que ha crecido este curso con la incorporación del formato ‘Un café con Susanna‘, donde Susanna Griso realiza una entrevista directa y personal desde un luminoso set y que, además, sirve para impulsar la audiencia posterior de Espejo Público.

Información adicional

Leer más ...

La distancia sideral entre la BBC y TVE

[El País]

A cualquier líder político que se le pregunte cuál es su modelo ideal de televisión pública responderá sin sombra de duda que la BBC. El candidato del PP, Mariano Rajoy, no podía fallar. Durante una entrevista en la radio pública dijo que los partidos deberían llegar a un consenso para tener una televisión “independiente” y ajena a las disputas partidistas, a imagen y semejanza de la británica. Cualquier espectador mínimamente avispado se dará cuenta de que entre el canal público británico y el español media una distancia sideral. En los últimos cuatro años, el propio Rajoy ha hecho todo lo posible por acrecentarla.

Se podría decir que la BBC y TVE son entes antagónicos. Y no solo porque la británica sea la organización audiovisual más poderosa del mundo. Las diferencias afectan a la designación del presidente, la financiación o la calidad de los contenidos. En 2006 el Gobierno de Zapatero quiso importar el modelo de la BBC y consiguió cambios históricos para la radio y la televisión estatal al confiar a una mayoría parlamentaria el nombramiento del presidente de RTVE, lo que obligaba a un consenso entre PSOE y PP. También suprimió la publicidad, diseñó un nuevo sistema de financiación e impulsó unos informativos plurales e independientes.

Tras la llegada de Rajoy a La Moncloa, el presidente de RTVE ha vuelto a ser elegido en solitario por el PP, la subvención ha sufrido un enorme hachazo y los informativos han recaído en el sesgo progubernamental. Resulta esperpéntico que ahora el candidato del PP clame por una televisión independiente y apele al consenso después de haber hecho todo lo posible por romperlo. El candidato Rajoy aboga también por una televisión pública con contenidos diferenciados de los de los canales comerciales. Solo hay que zapear por la parrilla de TVE y la de un canal privado elegido al azar para comprobar que muchos formatos son intercambiables.

 

Información adicional

Leer más ...

RTVE en la encrucijada

[Público]

Enrique Pérez Cabezas

El PSOE ha presentando en el Congreso de los Diputados una propuesta para la elección del Consejo de Administración de RTVE, y por tanto de su presidente, que básicamente consiste en volver al modelo de 2006. Parece fácil. Se trata de acabar con el desastre creado por el PP de la misma manera que ellos lo propiciaron: de un plumazo. Pero muchos tememos que pueda acabar siendo, simplemente, un intercambio de cromos. Existe una referencia próxima en Radiotelevisión Castilla-La Mancha y no es satisfactoria. Más de lo mismo, pero de otro color.

El procedimiento de consenso planteado en la Ley 17/2006 de RTVE fue truncado por el PP en abril de 2012 mediante un real decreto, reforzado por su mayoría absoluta, que propiciaba el posterior secuestro de RTVE a manos del aparato propagandístico afín a los intereses de Génova 13. Como resultado, el grupo público ha sido profundamente cuestionado y ha estado al borde del colapso económico.

Durante el último mandato de Zapatero, el PP había bloqueado desde la oposición, durante año y medio, la elección de un presidente para RTVE. La verdad, se reconozca o no, es que el modelo había fracasado tres años antes del 'decretazo', cuando Luis Fernández presentó la dimisión al enterarse de que el Gobierno eliminaba la publicidad de TVE sin haberle consultado. A partir de ahí los Populares descubrieron que podían jugar a atravesarse, sencillamente porque las culpas de su insensatez se le iban a cargar al rival, que en el fondo era quien gobernaba. Tal actitud puso en evidencia el escaso respeto por lo público del partido que aspiraba a gobernar en aquel momento, tanto como la bisoñez con que se había diseñado el procedimiento. No había alternativas previstas en la ley ante un bloqueo parlamentario.

 

Información adicional

Leer más ...

RTVE: regenerarse o morir

[Bez]

Pedro Soler

Que RTVE debe enfrentar una profunda regeneración para cumplir con su misión de servicio público es un secreto a voces. Sucesivas reformas y contrarreformas, sumadas a incumplimientos sistemáticos de la regulación por parte de los partidos políticos que se han alternado en el poder, han abocado a RTVE a la peor situación de su historia.

El problema es que ya no hay mucho tiempo disponible. El deterioro inducido del prestigio de la Radiotelevisión pública, la caída de sus audiencias y la fuerte crisis de independencia y credibilidad amenazan con crear una situación difícilmente reversible, abocando a este medio público a una existencia marginal y residual, lo que supondría un grave deterioro de la democracia española.

La desafección ciudadana hacia RTVE no es casual. Acostumbrados a percibir este medio como un instrumento al servicio de los Gobiernos de turno, los ciudadanos desconfían que sea posible un cambio en profundidad que aleje de una vez por todas el intervencionismo político y aborde un modelo de comunicación acorde con el proceso de transformación que ha emprendido la sociedad española.

Información adicional

Leer más ...

¿Para qué los medios públicos?

[Infolibre] TERESA ARANGUREN

¿Para qué necesitamos medios públicos? La pregunta dicha con tonalidad retórica suele enarbolarse como una proclama de modernidad y liberalismo a ultranza, entendiendo, claro está, el término liberal como sinónimo de libertad de mercado y la modernidad como la aspiración, resultado de una admiración sin reservas por el modelo de sociedad estadounidense, a parecernos cada vez más a ellos, a los Estados Unidos de América, digo. Así que en ese contexto de pensamiento ultraliberal la pregunta, dicha con tono retórico y adecuadamente airado, trae prefigurada una única respuesta: Para nada.

En realidad la idea de la necesidad de medios públicos es de matriz radicalmente europea. Es en el ámbito europeo en el que toma forma la idea de que los medios audiovusuales son demasiado poderosos como para dejarlos exclusivamente en manos de intereses privados. La necesidad de unos medios públicos sujetos a rigurosos controles de calidad y lo suficientemente potentes como para ser referentes en el ámbito de la comunicación audiovisual, parte de la conciencia de que a través de la radio y la televisión no solo se transmiten noticias y entretenimiento, sino también actitudes, emociones, prejuicios o contraprejuicios, estados de opinión y de ánimo que en cierta medida conforman la tonalidad mental de una sociedad. Y no conviene que tanto poder dependa en exclusiva de las leyes de la oferta y la demanda. La noción de "servicio público" aplicado a los medios de comunicación es un logro de las sociedades europeas y se inscribe en el marco ideológico que sustentó la construcción, o el proyecto de construcción, del llamado "Estado del Bienestar". No es de sorprender por tanto que desde el mundo ultraliberal, los medios de comunicación públicos hayan sido siempre objeto de furibundos ataques. Más aún en época como la actual, cuando la crisis económica y el ascenso de las derechas en Europa está poniendo patas arriba todo lo que lleva el marchamo de " público". Desde la sanidad a la radio-televisión pública.

Información adicional

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Teledetodoslogo

Teledetodos es un Grupo de investigación que agrupa a profesionales, académicos, investigadores y a todos aquellos ciudadanos o colectivos interesados en un auténtico servicio público de comunicación audiovisual y multimedia. Este sitio pretende ser un foro de referencia y documentación para todos los interesados en el sector de la comunicación y sus contenidos y publicaciones están abiertos a la participación ciudadana.

info@teletodos.com