teledetodosx130

Grupo de estudio de comunicación de servicio público

Spanish English French German Italian

Brutales decisiones contra RTVE: El gobierno de Rajoy revela su alma: autoritaria, neocom, antieuropea

El brusco recorte de 204 millones de euros a RTVE, en plena parálisis institucional de la Corporación, sin modelo financiero alternativo, sólo puede perseguir la jibarización salvaje de la audiencia y el peso del servicio público estatal. Lejos de toda justificación económica, esta medida revela lo peor de la doble alma del Partido Popular: su autoritarismo y su desatado neoliberalismo, muy lejos de los valores democráticos de la derecha civilizada europea.

El flamante Gobierno presidido por Mariano Rajoy no ha perdido el tiempo en comenzar a cumplir los peores pronósticos sobre su actitud ante el servicio público radiotelevisivo. En su primer Consejo de Ministros, celebrado en Diciembre pasado, con la cobertura de numerosos recortes presupuestarios y el pretexto del déficit, anunció una disminución inmediata para 2012 del presupuesto de gastos de RTVE en 204 millones de euros, un 17 por 100 del presupuesto total, más de un 37 por ciento de la subvención comprometida por el Estado. En una Corporación presa de una gravísima crisis institucional, sin Presidente y con un Consejo de Administración en precario por mandatos vencidos, factores ambos debidos en buena medida al prolongado boicot del PP a todo acuerdo parlamentario, RTVE ha entrado en un período de absoluta incertidumbre respecto a su futuro y su propia supervivencia.

Como ha señalado parte de la prensa, la fulgurante decisión gubernamental no puede ampararse en la crisis ni en la “herencia” recibida. Porque mucho antes de ganar las elecciones, de afrontar responsabilidades de poder y de toda estimación del déficit, el PP inició una aparentemente incomprensible ofensiva contra el servicio público. Así lo acreditan la proposición no de ley de Noviembre y la posterior proposición de ley de principios de Diciembre de 2011 presentadas ambas en el Congreso por Soraya Sáenz de Santamaría, que tenían como objetivo modificar la Ley General de la Comunicación Audiovisual de 2010 para mutilar a RTVE de un múltiple o cuatro programas; Una pretensión inexplicada, que el grupo parlamentario popular complementó con la propuesta, insólita en un partido en la oposición, de recortar el presupuesto de RTVE justamente en 200 millones de euros. Más aun, las campañas electorales regionales y generales de 2011 contaron con auténticas ofensivas de los máximos mandatarios del PP contra una presunta falta de neutralidad de los informativos de TVE, al margen de cualquier cauce institucional, que el Consejo de Informativos rechazó contundentemente como una presión ilegítima, reflejo del pasado, cuando los partidos utilizaban este arma para sacar ventaja en tiempos y temas. Y consejeros del PP iniciaron con sus propuestas el vergonzoso episodio de censura que representó el intento de controlar desde el Consejo de Administración el sistema iNews y, con él, la confección misma de los informativos.

Diversos expertos y medios de comunicación han subrayado por ello el carácter “ideológico” de estas decisiones, para distanciarlos de cualquier interpretación meramente económica. Pero las ideas y las ideologías son legítimas en un sistema democrático cuando benefician al interés general. Una supuesta bondad que no puede predicarse de ninguna manera de las actuaciones llevadas a cabo en este terreno.

En efecto, este brutal recorte no puede ser asimilado a otros adoptados en el sector público. Primero, porque la televisión es una actividad de largos ciclos, en donde las decisiones de producción y de compra han de ser adoptadas con mucha antelación, de forma que era fácil prever que RTVE tenía ya comprometida la casi totalidad de sus gastos y que la medida la conducía a una práctica quiebra. Segundo, porque demostraba así ser un Gobierno irresponsable, que viola incluso acuerdos parlamentarios de rango legal como el mandato-marco en vigor, aprobado en Diciembre de 2007 por nueve años. En última instancia, todas las “soluciones” barajadas para hacer frente a la inmediata ruina, -suspensión de los rodajes de las series de mayor éxito, cierre de varios canales, nueva reducción drástica de la plantilla-, conducirían siempre a RTVE a una caída brusca e irreversible de sus audiencias, de su peso e influencia en la sociedad española. Anunciar sin mayor concreción, como ha hecho el nuevo Secretario de Estado de Telecomunicaciones y de Sociedad de la Información, Víctor Calvo Sotelo, un “nuevo” modelo financiero de RTVE para el futuro, mientras se propicia su quiebra, no deja de subrayar la irracionalidad oficial del PP, que la lluvia de declaraciones contradictorias desatada por los dirigentes del PP sobre televisión sólo puede confirmar.

El contexto del sistema televisivo español resalta más todavía la perversidad de este comportamiento gubernamental y de sus consecuencias. Porque, por vez primera desde la transición democrática, RTVE gozaba desde 2006 de una autonomía y una independencia respecto a los Gobiernos que ha contribuido poderosamente a sostener su prolongado liderazgo de audiencias, de los informativos y de la programación general. La aventurera reforma financiera impulsada por María Teresa de la Vega desde 2009 había conseguido ceder a las cadenas privadas notables recursos publicitarios en estos dos últimos años. Pero cualquier mínimo conocedor del mercado publicitario sabía que esos extra-beneficios eran insostenibles para las grandes televisiones comerciales sin arrebatar también al servicio público buena parte de sus shares de audiencia. De forma que resulta inverosímil pensar que el Gobierno del PP no persiga, al mismo tiempo, jibarizar a RTVE para regalar sus espectadores al mercado privado, con la agravante de que este se resume ahora en un estrecho duopolio entre Telecinco y Antena 3 TV, que planea graves amenazas sobre la publicidad, la producción audiovisual y la democracia española misma.

El asunto tiene una profunda significación en el marco de la Unión Europea en la que nos integramos y que tanto parece respetar el Gobierno de Rajoy en el campo económico. Porque el servicio público está reconocido oficialmente en los tratados y la constitución europea, con múltiples pronunciamientos oficiales de la Comisión, el Parlamento Europeo (la última de éste en 2011) y el Consejo de Europa, en donde participa activamente el PP. Todos ellos recalcan la trascendencia del servicio público para las “necesidades sociales, culturales y democráticas” de nuestros países, y exigen una financiación suficiente para cumplir sus misiones, incluyendo su papel esencial en la Sociedad de la Información para todos, y su función de dinamizador de un nuevo modelo económico. Irremediablemente pues, es forzoso concluir que el Partido Popular demuestra ser profundamente antieuropeo, en absoluto homologable con sus correligionarios de la derecha alemana, británica o francesa.

Junto al ahorro, algunos dirigentes del PP se han atrevido a alegar la calidad como meta de sus ajustes y prometidas reformas. Pero en las radiotelevisiones regionales que controlan desde hace años, como TV Madrid o Canal Nou, han impuesto gestiones partidistas, corruptelas intensivas, programaciones banales, informativos ostentosamente manipulados, castigados todos ellos con su rechazo por la mayoría de la población en forma de caídas espectaculares de sus índices de audiencia. Y en las nuevas autonomías bajo su control (Castilla la Mancha, Baleares, Aragón), copian rápidamente este modelo con nombramientos sectarios o externalizan la gestión, incluso de los informativos, en manos de empresas clientelares y opacas, que corrompen hasta el extremo toda idea de servicio público. Aunque estos antecedentes dejan pocas esperanzas sobre la reforma legal anunciada, que permitirá privatizar o externalizar a los terceros canales, -un tema que merece una reflexión detallada aparte- evidencian ostentosamente el reflejo autoritario que predomina en el PP en lo tocante a la radiotelevisión pública: manipular hasta la extenuación a los medios estatales mientras los conduce a la quiebra y la privatización, o a la cesión a “emprendedores” privados subvencionados. Un pensamiento que la inefable presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, desarrollaba recientemente al asimilar las televisiones públicas a las panaderías, sintetizando así magistralmente la doble y perversa mixtura de las dos almas contemporáneas “populares”: su naturaleza carpetovetónica y su extremismo neocom.

En fin, sin posibilidad alguna de aplicar en este caso el período de gracia habitual ante los nuevos ejecutivos, debería recordarse que el Gobierno de Rajoy ha abierto, tardía pero felizmente, una vía de responsabilidad pública, con su intención expresa de inhabilitar a los gobernantes que gasten por encima de los recursos disponibles. En beneficio de esta saludable orientación, podemos proponer también que los responsables públicos que destruyan, deterioren gravemente o despilfarren los recursos fundamentales de una sociedad democrática, privando de ellos a las actuales y futuras generaciones, sean expedientados, juzgados e inhabilitados. El servicio público, en la radio y televisión y en las redes digitales, pertenece sin duda a esta categoría de infraestructuras vitales, culturales, democráticas, económicas incluso, para un país moderno. La sociedad civil debería exigir la implantación de tales responsabilidades legalmente contempladas frente a gobernantes irresponsables, que aprovechan la crisis para imponer modelos que atentan contra el interés general.

Modificado por última vez enJueves, 07 Marzo 2013 13:21
Enrique Bustamante Ramírez

Profesor universitario desde 1980 y Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad en la Universidad Complutense de Madrid desde 1992.

Vicepresidente de AE-IC (Asociación de Investigadores en Comunicación de España. (2008-).

Fundador y Director de la revista de investigación en comunicación  "Telos. Cuadernos de Tecnología, Comunicación y Sociedad" (FUNDESCO), desde 1985 a Abril de 1997; Coordinador general de TELOS en su nueva etapa (2001-2011)

Miembro del Consejo para la reforma de los medios de comunicación de titularidad del Estado, nombrado por el Gobierno español presidido por José Luis Rodríguez Zapatero (Abril de 2004-Marzo de 2005). Condecorado por este motivo con la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio.

Periodista en activo durante doce años en numerosos medios de comunicación, entre ellos en la emblemática revista “Cuadernos para el Diálogo” (1974-1978); fue asimismo directivo electo a la Asociación de la Prensa de Madrid, la Unión de Periodistas y el Club Internacional de Prensa.

Titular de la Cátedra Unesco de Comunicación Internacional de las Universidades Stendhal de Grenoble y Lyon II (en 1997-98)

Secretario General y Vicerrector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (1993-1997)

Director del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad I de la Universidad Complutense (1989-1993)

Presidente de Ibercom, Asociación de Investigadores de Iberoamérica en Comunicación (2003-2007)

PUBLICACIONES:

Ha publicado, entre otras obras individuales o compartidas, las siguientes:

 *"Los amos de la información en España" (Akal.Madrid.1982)

 *"Las industrias culturales en España" ( coeditor, con R. Zallo).(Akal:Madrid.1986);

 *"Fabricar noticias" (coautor , con J. Villafañe y E. Prado)(Mitre.Barcelona.1988);

 *” La televisión en España, mañana" (Ed.) (Siglo XXI. Madrid.1988)

 *"Telecomunicaciones y Audiovisual. Encuentros y divergencias"(Ed., 1992) (Versión en francés: Coed., con N. Garhnam y J.M. Salaüm;Téléphone et Télévision. Paris. 1994)

 *Concentració i internationalització dels Mitjans de Comunicació. (1994)

 *“Presente y Futuro de la Televisión Digital” (Coord., con J.M. Alvarez;1999)

 *“La Televisión Económica” (1999) (Gedisa. Barcelona; reedición actualizada en 2005) (Versión en portugués: Campo das Letras. Oporto. 2004)

 *”Comunicación y Cultura en la Era Digital. Industrias, mercados y diversidad en España” (Coord..). Gedisa. Barcelona. 2002. (Reedición actualizada en 2004)

  *”Hacia un nuevo sistema mundial de comunicación. Las industrias culturales en la era digital”” (Coord..). Gedisa. Barcelona, 2003.

 *Radio y Televisión en España. Historia de una asignatura pendiente de la democracia. Gedisa. Barcelona. 2006. (edición italiana en  RAI. Roma. 2 volúmenes. 2008).

 *La Cooperación Cultura-Comunicación en Iberoamérica (Ed.). (AECID. Madrid. 2008)

 *Las Industrias Creativas (Coord.). Gedisa. Barcelona. 2011.

 *Informe sobre la Cultura española y su proyección global (Coord.)Fundación Alternativas. Madrid, 2011.

 *Historia de la Radio y la Televisión en España. Gedisa. Barcelona. 2013

Teledetodoslogo

Teledetodos es un Grupo de investigación que agrupa a profesionales, académicos, investigadores y a todos aquellos ciudadanos o colectivos interesados en un auténtico servicio público de comunicación audiovisual y multimedia. Este sitio pretende ser un foro de referencia y documentación para todos los interesados en el sector de la comunicación y sus contenidos y publicaciones están abiertos a la participación ciudadana.

info@teletodos.com