teledetodosx130

Grupo de estudio de comunicación de servicio público

Spanish English French German Italian

Suiza: sí rotundo a la radiotelevisión pública, no a la berlusconización

El derribo de la radiotelevisión pública en Suiza habría sido un mazazo para el pluralismo y también contra la democracia en Europa. Afortunadamente, en el referéndum celebrado el 4 de marzo, los suizos –por una mayoría notable, 71,6%- han rechazado anular el canon o impuesto que pagan para el mantenimiento de los servicios públicos de radio y televisión.
Billag es el nombre del ente que organiza la percepción y el cobro del canon audiovisual en Suiza (al menos hasta 2019), de modo que la campaña para liquidar la radiotelevisión pública fue lanzada con el lema NO BILLAG.
El ente Billag también se ocupa de otros asuntos relacionados, como los derechos musicales y de autor. El canon audiovisual varía en función de su uso privado o profesional, pero –en principio- ronda los 450 Francos Suizos anuales por hogar familiar. De ahí salen los 1.370 millones de FS que financian 17 emisoras públicas de radio y seis de televisión públicas (de la SRG-SSR, Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión). También se financia así Swissinfo.ch, una plataforma en diez lenguas que sirve a un público internacional o los suizos que están repartidos por el mundo. Pero Billag no cubre nada más que un 70 por ciento de los presupuestos del sistema público audiovisual de Suiza (el resto viene de la publicidad, patrocinios y venta comercial). Beneficia también a las emisoras privadas (radios y televisiones) que obtienen un 4,4% del presupuesto obtenido mediante el pago del canon.
La consulta sobre Billag tenía su origen en una nueva “iniciativa popular”, un mecanismo político que permite la petición de referendos sobre los asuntos sociales y políticos más variados, independientemente de lo que se pueda debatir sobre el tema concreto en los órganos parlamentarios y de gobierno de la Confederación Helvética (CH). De manera precisa, el No Billag pretendía la modificación del artículo 93 de la CH y que el Estado no subvencionara ninguna cadena de radio o televisión (“en tiempo de paz”, según matiz de los organizadores).
La recogida de firmas empezó en junio de 2014 y el depósito de la demanda de referéndum tuvo lugar el 11 de diciembre de 2015. Entretanto, el parlamento suizo recomendó el rechazo de esa ‘iniciativa popular’.
Finalmente, la participación en las urnas el día domingo 4 de marzo de 2018 fue del 54,4 por ciento del censo de los potenciales votantes; un 71,6% de éstos votaron NO a la supresión de Billag; un 28,4% votaron afirmativamente.


Un largo debate público
En el debate parlamentario correspondiente (septiembre 2017), quedó claro que la supresión de la radiotelevisión pública traería consigo otras consecuencias: la supresión de miles de puestos de trabajo, en primer lugar; la pérdida de vías de información precisas y preciosas, sobre todo para los ciudadanos que viven en los lugares más recónditos o en las zonas periféricas; las frecuencias quedarían a merced de ofertas y concursos globalizantes en los que los Berlusconi de turno (o los emires o plutócratas de la comunicación) tendrían un campo abonado; los grandes grupos privados de la radiotelevisión de Alemania, Luxemburgo o Francia podrían impulsar una específica “programación suiza” para explotar audiencias que ahora pueden recibir sus emisiones, pero que no dependen informativamente de ellas.


Peligro de berlusconización
El término “berlusconización” surgió con fuerza en el debate público, que apuntó también al peligro para la producción cinematográfica suiza y para el mantenimiento de su diversidad cultural. El pago de paquetes audiovisuales –la experiencia es clara en toda Europa- no garantiza la calidad media de los productos audiovisuales.
La SRG-SSR está integrada por cinco empresas audiovisuales públicas que emiten en los distintos idiomas oficiales de los diferentes cantones y territorios del país: la Schweizer Radio und Fernsehen (alemán); la Radio Télévision Suisse (RTS, en francés); la Radiotelevisione Svizzera (en italiano); y la Radiotelevisiun Svizra Rumantscha (en lengua romanche); también incluye la mencionada Swissinfo.ch (plataforma digital internacional). Unos 6.000 trabajadores trabajan para ese conglomerado de servicios y radiotelevisiones públicas.
Desde luego, todos ellos han respirado con alivio porque hasta hace pocos meses los sondeos pronosticaban la victoria de la demagógica propuesta del No Billag. De manera que el impacto de un resultado claro de sentido contrario a la iniciativa y favorable al mantenimiento de los medios audiovisuales públicos es mayor si cabe.
Hay que felicitar a la ciudadanía suiza, que no ha caído en la trampa de una cierta extrema derecha y de los neoliberales. También a las organizaciones sindicales de los periodistas del país (Syndicom, Impressum, Sindicato Suizo de Medios de Comunicación), que se han implicado a fondo en la defensa de los medios públicos.
Los votantes suizos han sido conscientes de un peligro evidente: las multinacionales de la comunicación no entienden de especificidades culturales. Suprimir el canon era lo mismo que liquidar la SRG-SSR. En los debates, muchas veces se ha hecho el cálculo: el canon es mucho más barato que pagar abonos al cable, al satélite o a los paquetes habituales que ofrecen –con frecuencia- mucha apariencia de variedad audiovisual y poca información de verdad, seria y neutral. Y ese tipo de información es ineludible en cualquier democracia. De modo que quienes (el 71,6%, recordamos) han rechazado la iniciativa han dejado claro que piensan que vale la pena pagar por ese mecanismo democrático que es el esfuerzo de información profesional y válida socialmente.
También es una defensa de la pluralidad suiza: todos saben que quienes hablan las lenguas mayoritarias del país –alemán y francés- habrían sufrido el envite de grupos mediáticos de los países vecinos; los minoritarios (sobre todo los ciudadanos que hablan romanche), habrían quedado desamparados y a merced de los vientos económicos de la oferta y la demanda. El voto contrario al No Billag es un voto por la información veraz, contra la rumorología y contra la posverdad anti-informativa. Contra las falsas noticias. Precisamente, en un momento en el que también ciertos medios tradicionales serios están a la defensiva y en peligro (eso incluye una parte de la prensa y de los medios privados suizos). Retroceden ante el envite de las falsedades, de la multiplicación de medios digitales serios y de todo tipo. Por la retirada acelerada de la publicidad de los medios impresos.
Así que diversas voces han señalado durante la campaña del referéndum que si se suprimiera el servicio audiovisual público- “asistiríamos a también a una carencia de información local de calidad, con lo que se resentiría también la calidad de la democracia”.
“El público, desde luego, tiene también responsabilidades en la redefinición del ecosistema mediático”, ha dicho un editorial del diario La Tribune de Génève, que añadía: “El mensaje debe animarnos. La gente reconoce y está dispuesta a pagar la información sólida que gana valor a la hora de la propaganda viral de las ‘fake news’. La información veraz (verificada) es un producto de primera necesidad. Tiene un precio. Y el conjunto de actores de nuestra democracia debe asegurarse de que ese tipo de información está disponible y es posible acceder a ella”. El reto actual es modernizar la radiotelevisión pública y no sólo en Suiza, donde el nuevo importe del canon (que se presenta primero en un proyecto de ley) prevé una rebaja en 2019. Los hogares suizos pagarán entonces un franco suizo diario para seguir contando con unos servicios audiovisuales públicos equilibrados social y políticamente.
Porque aunque merezcan un amplio repaso y no siempre tengan los gestores que debieran, los medios audiovisuales públicos son casi siempre más baratos, útiles y democráticos que cualquier tipo de berlusconización.

Enlace noticia

Información adicional

Leer más ...

Le service public de radiodiffusion menacé en Europe

Nils Muižnieks

Des médias de service public solides et bénéficiant d’un financement suffisant sont un bon indicateur d’une saine démocratie : telle est la conclusion d’une étude publiée l’an dernier par l’Union Européenne de Radio-Télévision (UER). Le rapport montre notamment que, dans les pays où les radiodiffuseurs de service public sont appréciés de la population et dotés des ressources nécessaires, l’extrémisme de droite et la corruption sont moins développés et la liberté de la presse se porte mieux.

Toutefois, la situation sur le terrain est préoccupante : si l’on analyse les alertes soumises, depuis son lancement en 2015, à la Plateforme du Conseil de l'Europe pour renforcer la protection du journalisme et la sécurité des journalistes, l’on constate l’émergence d’une tendance caractérisée par des menaces pesant sur l’indépendance des radiodiffuseurs publics et de leurs organes de régulation. Un nombre croissant d’alertes concernent des ingérences politiques dans la ligne éditoriale de radiodiffuseurs publics, une protection législative insuffisante contre les influences politiques ou l’absence des ressources budgétaires nécessaires pour garantir l’indépendance des radiodiffuseurs publics.

L’indépendance est essentielle

Parmi les problèmes que j’ai constatés lors de plusieurs de mes visites dans les États membres figurent les mesures gouvernementales visant à influer sur l’indépendance et le pluralisme de la radiodiffusion de service public. L’an dernier, en Croatie, j’ai exprimé des inquiétudes au sujet des changements de personnel nombreux et précipités dans les médias de service public ainsi qu’au sujet d’allégations de censure. L’attitude du gouvernement alors en place, qui a demandé que soit mis fin au mandat de l’autorité de régulation de la radiodiffusion et au mandat de ses membres, faisait aussi craindre l’exercice de pressions politiques sur cet organe.

En Pologne a eu lieu en 2016 une réforme des médias de service public, qui a placé la radio et la télévision publiques sous le contrôle direct du gouvernement et restreint le rôle constitutionnel de l’organe de régulation des médias existant. J’avais attiré l’attention des autorités polonaises sur le manque de protection de l’indépendance des médias de service public contre les influences politiques, notamment quant à la composition du Conseil national des Médias, nouvelle instance de régulation créée en parallèle, et quant au mécanisme de sélection de ses membres. Cette réforme a déjà eu des effets négatifs sur la liberté des médias, en particulier sur les journalistes eux-mêmes. Une liste établie par la Société des journalistes, une association indépendante, montre que, depuis le début de 2016, 228 journalistes de la radio et de la télévision publiques ont été licenciés, rétrogradés ou affectés à un autre poste, ou ont démissionné en signe de protestation.

En outre, plusieurs alertes enregistrées par la Plateforme du Conseil de l’Europe mettent en évidence un certain nombre de questions concernant la législation et les pratiques appliquées aux organes de régulation et à la direction des radiodiffuseurs publics, pour ce qui est de leur composition et de la nomination et de la révocation de leurs membres. Parmi les cas répertoriés figurent, par exemple, des nominations politiques à la tête de chaînes de télévision publiques en Espagne ou des pressions exercées par un parti politique pour le remplacement d’un membre du conseil de surveillance du diffuseur public en Ukraine.

 

Información adicional

Leer más ...

Ecuador introduce el control ciudadano en RTV pública

[FESP]

La Agencia Andes informa que el pasado 31 de octubre ha quedado conformado el Consejo Ciudadano que vigilará la calidad de los contenidos que se publican y transmiten por los medios de la Empresa Pública Televisión y Radio del Ecuador RTVEcuador, que integran los medios ‘Radio Pública’, ‘Ecuador TV’ y la ‘Agencia de Noticias Andes’.
Las autoridades de los Medios Públicos lanzaron el pasado agosto la convocatoria del concurso de conformación de este Consejo Ciudadano; podían participar del mismo “todos los ciudadanos que tengan conocimiento en televisión, radio, comunicación digital, docencia universitaria en comunicación, producción audiovisual o en atención a los grupos prioritarios”.
En el consejo hay siete miembros de la sociedad civil, uno de ellos estudiante de periodismo, cuya elección fue realizada por una comisión evaluadora, integrada por dos representantes de RTVEcuador y un delegado del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS).
El Consejo Ciudadano está integrado por catorce personas (siete vocales principales y sus suplentes) representantes de la academia, especialistas en medios audiovisuales, auditivos y digitales, quienes ejercerán su cargo por dos años sin derecho a reelección.

Información adicional

Leer más ...

La despolitización de RTVE, una necesidad urgente

[El Mundo]

EDITORIAL

El PP ha desaprovechado esta semana una gran oportunidad para demostrar por la vía de los hechos que está comprometido con la necesaria regeneración de las instituciones que hoy domina el debate público. Los 'populares' se han quedado solos -con la Unió de Duran Lleida como única comparsa- al negarse a suscribir el compromiso alcanzado por todos los partidos del arco parlamentario, más Podemos y Ciudadanos, para que en la próxima legislatura RTVE no esté sujeta "al control gubernamental". Por más que el PP sostenga que el documento firmado -elaborado por los Consejos de Informativos de RTVE- tiene un tufo sectario que busca cargar contra los actuales responsables del ente, lo cierto es que no se puede no estar de acuerdo con que la radiotelevisión pública está pidiendo a gritos su despolitización. Una de las primeras medidas que tomó el Gobierno de Rajoy cuando llegó a La Moncloa fue modificar por decreto ley la norma de elección del presidente de RTVE para que volviera a bastar con el voto de la mayoría absoluta del Congreso, lo que se tradujo en la aplicación del 'rodillo'. Fue un grave error. Porque los medios audiovisuales estatales siguen desempeñando un papel fundamental de servicio público en nuestra sociedad, y en la legislatura anterior se había logrado al menos que el nombramiento de este cargo exigiera un amplio consenso político, al ser requerido el apoyo de dos tercios de la Cámara. Y no es que Zapatero acabara con los males de RTVE. Desde luego que no. Por ejemplo, dejó como legado un desastroso e inviable modelo de financiación -al suprimir la publicidad del ente- que hoy está sufriendo la televisión pública. Y tampoco hizo demasiado caso al Consejo de Sabios que nombró él mismo para el estudio del sector audiovisual estatal. Pero sí cabe reconocerle al menos su empeño para que durante su mandato los presidentes de RTVE fueran consensuados entre PSOE, PP y otras fuerzas . Ello permitió que los servicios informativos gozaran del mayor margen de independencia de su historia -el Telediario llegó a ser elegido como el mejor en su género del mundo-, aunque no lograran evitar del todo cierto sesgo gubernamental...

Información adicional

Leer más ...

Por una RTVE del siglo XXI

[El Mundo]

ENRIQUE ALEJO (DIRECTOR GENERAL CORPORATIVO DE RTVE)

Desde su nacimiento en 1956, RTVE ha venido prestando un servicio público, universal y gratuito de radio y televisión, contribuyendo a la consolidación de la democracia y al desarrollo de las industrias creativas en nuestro país. Sin embargo, 60 años más tarde la televisión ya no es lo que era.

La digitalización ha cambiado el consumo de contenidos, haciéndolo cada vez más individualizado, móvil, multipantalla e interactivo. Los emisores tradicionales con una programación lineal e ingresos basados en la publicidad ven amenazada su posición por un número creciente de competidores como las televisiones de pago, que están apostando fuerte por alcanzar una mayor audiencia con contenidos de alto valor añadido, y las nuevas plataformas como Netflix, Google, Apple TV, Amazon, YouTube e incluso Facebook que operan muchas veces al margen de la regulación nacional y que ofrecen cada vez más productos audiovisuales atractivos y de calidad, aparte de los contenidos subidos por los usuarios.

En fin, ahora más que nunca la audiencia, especialmente la más joven, está al mando, configurando un ecosistema complejo y cambiante con riesgos y oportunidades.Este nuevo escenario requiere que un medio público como RTVE siga siendo relevante. Para ello, RTVE además de continuar con su misión original de "formar, informar y entretener", debe renovar su propuesta de valor a la sociedad española sobre tres elementos: los ciudadanos, el ecosistema empresarial y la globalización. 

Información adicional

Leer más ...

El futuro de la radiotelevisión pública a debate

Teledetodos ha presentado su informe, que pretende de alguna manera reeditar el "informe de los sabios" de 2004, en distintos foros. Pero ahora creíamos que nuestra obligación era también promover un debate con los partidos políticos sobre sus programas en esta materia. Gracias a la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación de la Universidad Carlos III y a Infolibre y su director Jesús Maraña ayer se celebró este debate.

Información adicional

Leer más ...

¿Para qué los medios públicos?

[Infolibre] TERESA ARANGUREN

¿Para qué necesitamos medios públicos? La pregunta dicha con tonalidad retórica suele enarbolarse como una proclama de modernidad y liberalismo a ultranza, entendiendo, claro está, el término liberal como sinónimo de libertad de mercado y la modernidad como la aspiración, resultado de una admiración sin reservas por el modelo de sociedad estadounidense, a parecernos cada vez más a ellos, a los Estados Unidos de América, digo. Así que en ese contexto de pensamiento ultraliberal la pregunta, dicha con tono retórico y adecuadamente airado, trae prefigurada una única respuesta: Para nada.

En realidad la idea de la necesidad de medios públicos es de matriz radicalmente europea. Es en el ámbito europeo en el que toma forma la idea de que los medios audiovusuales son demasiado poderosos como para dejarlos exclusivamente en manos de intereses privados. La necesidad de unos medios públicos sujetos a rigurosos controles de calidad y lo suficientemente potentes como para ser referentes en el ámbito de la comunicación audiovisual, parte de la conciencia de que a través de la radio y la televisión no solo se transmiten noticias y entretenimiento, sino también actitudes, emociones, prejuicios o contraprejuicios, estados de opinión y de ánimo que en cierta medida conforman la tonalidad mental de una sociedad. Y no conviene que tanto poder dependa en exclusiva de las leyes de la oferta y la demanda. La noción de "servicio público" aplicado a los medios de comunicación es un logro de las sociedades europeas y se inscribe en el marco ideológico que sustentó la construcción, o el proyecto de construcción, del llamado "Estado del Bienestar". No es de sorprender por tanto que desde el mundo ultraliberal, los medios de comunicación públicos hayan sido siempre objeto de furibundos ataques. Más aún en época como la actual, cuando la crisis económica y el ascenso de las derechas en Europa está poniendo patas arriba todo lo que lleva el marchamo de " público". Desde la sanidad a la radio-televisión pública.

Información adicional

Leer más ...

LA REFORMA DEL AUDIOVISUAL PÚBLICO

CURSO UIMP LA REFORMA DEL AUDIOVISUAL PÚBLICO

El audiovisual público se encuentra inmerso en un proceso de cambio vinculado fundamentalmente a la situación de crisis económica pero, también, a la necesidad de adaptar una regulación jurídica todavía pensada para otro ecosistema audiovisual a las coordenadas actuales, donde las funciones y misiones de servicio público requieren de una reflexión.

Información adicional

Leer más ...

El Congreso de la CES y la radiotelevisión pública en Europa

Entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre de 2015, la Confederación Europea de Sindicatos (CES/ETUC) celebró su congreso en París. Patrick Kamenka (Francia) y Paco Audije (España) estuvieron presentes en nombre de la Federación Europea de Periodistas (FEP/EFJ). El texto que sigue a continuación corresponde a la moción que presentaron sobre los medios audiovisuales públicos. Al final, esa moción no fue sometida a debate por cuestiones de procedimiento; pero la publicamos aquí porque quizá tiene el interés de hacer un repaso (breve) de la situación en varios países y en estos momentos.

Información adicional

Leer más ...

Conferencia Günther Oettinger en Congreso RTV públicas

El 10 de septiembre, Günther H. Oettinger (comisionado para la Economía Digital y Sociedad) intervino en la 24 Conferencia de Radiodifusores públicos. El Comisario afirmó que los radiodifusores del sector público (PSBs) juegan un papel fundamental y único, tanto desde el punto de vista social como económico. En Europa, son un vehículo para afirmar nuestros valores y el fortalecimiento de nuestra diversidad cultural.
El servicio público audiovisual se dirige a todos los sectores de la población y ofrece a todos el acceso a los programas de radiodifusión; se centra en contenidos de calidad ya sea información, contenidos educativos o de entretenimiento e invierte en la cobertura de noticias regionales y locales. Todo esto contribuye a fomentar el pluralismo a través de todo el sistema de medios de comunicación.oettinger
En pocas palabras, los PSBs tienen como audiencias a ciudadanos, no a consumidores.
Creo firmemente que la convergencia entre lo digital y los medios de comunicación es, ante todo, una excelente oportunidad para PSB, ya que la digitalización multiplica las oportunidades del servicio público RSP para perseguir su misión.

El discurso íntegro puede leerse a continuación:

 

Ladies and Gentlemen,

It is a pleasure for me to be here with you at the 24th Public Broadcasters International Conference.

I would like to thank ARD and Bayerischer Rundfunk for bringing together such a wealth of interested parties and offering me the opportunity to address the issue of the role of media and Public Service Broadcasting (PSB) in building the digital society.

Public sector broadcasters (PSBs) play a fundamental and unique social and economic role. In Europe, they are a vehicle to affirming our values, preserving our economy and strengthening our cultural diversity.

PSBs target all sections of the population and offer everyone access to broadcasting programs; they focus on quality content be it information, educational content or entertainment and they invest in the coverage of regional and local news. All this contributes to driving up pluralism across the entire media system.

To say it in just few words, for PSBs audiences are citizens, not just consumers.

This is not unique to Europe but occurs globally.

As UNESCO puts it, in many emerging democratic countries in Africa, Latin America, Asia and the Middle East, PSB is seen as essential for the development of a strong and participatory democracy.

In some countries, PSBs are also key for the promotion of minority or less developed languages.

Today, I would like to focus today on the following issues:

How the global audiovisual market is evolving and what this means for the European audiovisual sector .
The key values of the European audiovisual model, in particular as regards PSB, as well as the main challenges facing PSB.
The unique role of PSB, and how I believe their mission should continue being successfully pursued in an ever changing society and economy. Let me start by highlighting the main traits of market evolution and what this means for PSB.
The most pervasive of such developments, as the name of this session recalls, is digitalisation.

Nobody any longer makes the difference between the "digital" life and economy from the "mainstream" economy and life.

We describe the world we live in as "Always On" – a world where we are constantly connected across various devices. Every device, anywhere, is now a TV.

Accordingly, the expectations of the audiences become digital – they want to access content in innovative, personalised and interactive ways.

Convergence brought an abundance and diversity of content, new modes of content production, distribution and access across platforms and devices, and consequently changed patterns of consumer and business behaviour.

More specifically, the following main trends can be observed:

Globally, consumer internet video traffic will be 80% of all consumer Internet traffic in 2019, up from 64% in 2014.
The sale of Internet-connected TV sets worldwide is expected to 173 million items in 2016 as compared to 52 million items in 2011.
Viewing habits are changing.
A very recent report highlighted that in major markets across the world 35% of all TV and video viewing is now watched on-demand. Also, 61% of people globally watch content on their smartphones.

Online advertising is growing at a fast pace. Global expenditure on mobile advertising will top $100 billion worldwide in 2016, which will make 51% of the digital market as a whole.
Content offer is also changing. In Europe, we have observed that European TV channels (including from PSB) are increasingly internationally oriented: in 2013, 1 989 TV channels established in the EU targeted other Member States and third countries (+ 24,6% vs. 2012) and represented 42% of the total national and international channels established in the EU (19,3% in 2012) .
By its own nature, digitalisation also comes in pair with globalisation and scale. These days, we often hear that the Internet or the cyberspace has no borders. This has also an impact on audiovisual media.

What is the impact of these developments on PSBs?

Some fear that these developments pose a challenge for PSB, as new market entrants acquire slices of the audiovisual media market pie. I am optimistic. PSB has been there for decades and has already experienced, and successfully adapted and even embraced new market developments.

I strongly believe that the convergence between digital and the media is first and foremost a terrific opportunity for PSB.

The more devices and services consumers have available, the more the content they will consumed. The figures I mentioned earlier how that the audiovisual media market pie is today a larger one than it used to be.

Technology now allows PSB to reach viewers – or rather, citizens - on a pan-European or global scale. Viewers can enjoy PSB programmes in their living rooms and as they are on-the-go, across devices.

This does not have simply an economic dimension: Digitalisation multiplies the opportunities for PSBs to pursue their mission.

It has a strong impact on the cultural and political life of each and every citizen, who has new opportunities for cultural expression and democratic interaction – what we can call as "participatory democracy".

PSB have proven us that they have well understood this.

They are responding to the digital revolution notably by developing compelling offers on online platforms.

Despite the fact that consumers can now compile their own information and entertainment menu from a very diverse and appealing set of offerings, PSB remains very strong.

For instance, as shown in data published in the summer by the British regulator OFCOM, despite the continued growth in the number of channels available, over half of all television viewing in the UK is still to the five main public service television channels.

I would also like to bring up the example of the Netherlands, where the online portal of a PSB has more users than Netflix – which in that country is also particularly strong.

In Japan, for example, NHK (the national public broadcasting organisation) registered in 2014 an annual revenue of more than $6bn, putting it close to the BBC.

In India, the public service broadcasters – Doordarshan and All India Radio – though not in a monopolistic position anymore, continue to play an important role in the country's media scenario.

Let me know move on to the European audiovisual model and its values. In Europe, we are proud of our so-called "dual" system –combining the presence of PSBs with commercial broadcasters.

This model allows delivering to the citizens an essential public service while maintaining an open market and opportunities for new entrants.

This dual" system model is permeated by key values.

These values, thanks to the solid and comprehensive regulatory framework that is in place, are conveyed by PSB, commercial broadcasters as well as more innovative services delivering audiovisual content, so-called on-demand audiovisual media services.

Please allow me to briefly illustrate these key values to you:

First and foremost, the protection of fundamental rights as also enshrined in the EU Charter. Freedom of expression and information and freedom and pluralism of the media are included there – and so are the protection of a person's private sphere and personal data.

Strong consumer protection, including for vulnerable viewers such as minors or persons with disabilities.


The promotion of cultural and linguistic diversity.


Access to information and universal service, in particular as regards information on events of high interest to the public and news programmes.

In times like this where new business models (crowd-funding, user generated content and citizen journalism, alliances between search engines and newspapers, etc.) have created many sources of information and news, some have raised issues around verification and traceability of news sources.

For many, PSBs are a way to ensure a high level of reliability.

The values of the EU audiovisual model bring direct benefits to the economy as well.
Notably, a free and pluralistic media environment is more appealing for investors, favors competition, and generates positive spill-overs across the whole economy, for example through the revenues coming from advertising. A free and pluralistic media environment ultimately reinforces the EU market and global trade, encouraging media companies to invest beyond borders.

In the specific case of PSBs, it is important to stress that when pursuing their mission they give at once a significant contribution to Europe's economy and to its cultural diversity.

According to estimations from the European Broadcasting Union, Europe's public service media organisations invest approximately EUR 20 billion in content and air a significant amount of domestic and European content.

Ladies and Gentlemen, PBS have played a unique role throughout history.

They have been a reference point for citizens, including in times of war, turmoil and political crises. This happens today as well. The external services of national PSB – such as the BBC World News – reach communities around the world.

Despite being well established and having pursued their mission for decades, PSB continue evolving and adapting, reinventing themselves to meet the challenges of new technology, competition and regulatory change.

This process of adaption comes with intense and sensitive debates revolving around a few issues:

Funding of PSB, which is subject to mixed models. Across EU Member States, PSB can receive money via public funds and/or licences fees paid by the citizens. Other models are in place elsewhere: for example, in the United States, funding is provided through mostly public donations but also through foundations and corporations, and individual donations.
There are heated debates around what is the best model and how should it evolve. Some even question why, in a world in which there is so much media choice, is there any longer a need for PSB funded by licence fees or taxation.

In Europe, there Protocol to the Amsterdam Treaty enshrines the freedom of Member States to design the mission and the architecture of their public service broadcasting systems while giving rules on how public money should be used to support media activities.

This is and remains our reference point in this domain.

The regulatory landscape.
As policy makers, in the European Commission we know well that a regulatory landscape striking the right balance between public interest and market needs is crucial in this domain.

In Europe, we are acting with no delays to make sure that the audiovisual media sector – including PSB - can pursue public interest objectives pursued efficiently and sustainably in the digital age.

Our Digital Single Market strategy will boost our economy by €415 billion per year and create hundreds of thousands of new jobs.

It will also enhance our international outlook.

Where does PSB have to benefit from the Digital Single Market strategy?

First of all, because we are looking into the existing regulatory framework for audiovisual media services in view of its modernisation. We are currently consulting the public – and you all are invited to contribute – on how the current rules on issues such as advertising, protection of minors, media freedom and pluralism, cultural diversity have delivered on our objectives and on if and how such rules should be enhanced in the future.

Given that protecting the public interest is also one of the main goals of the existing regulatory framework, we are also assessing whether specific rules should exist in order to ensure that audiences can easily find and access public interest content.

Secondly, because we will reform copyright including as regards overcome existing barriers to accessing content across borders. In doing so, we will refrain from imposing pan-European licences.

Thirdly, because we will review the rules applicable to copyright licensing in relation to distribution of TV programmes over satellite and cable networks. In this context, we are gathering the views of the public on what could be the impact of a possible extension of the existing law to broadcasting services provided over the Internet.

Fourthly, because we are kicking off a comprehensive assessment of the role that Internet platforms and intermediaries play in the economy. This also applies to the platforms offering audiovisual content over the Internet and will deliver more clarity as to the business models and their impact on the values that the EU strives to promote. I know that this debate is not only taking place in Europe.

Ladies and Gentlemen, throughout history PSB have played a unique role.

We need to work out together, at the global level, a future-oriented model of PSB, which is capable of matching an environment of technological and governance complexity with the needs of global citizenship.

I am confident that together we can make sure that PSB continue pursuing its mission in an ever changing economic and social climate.

Información adicional

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Teledetodoslogo

Teledetodos es un Grupo de investigación que agrupa a profesionales, académicos, investigadores y a todos aquellos ciudadanos o colectivos interesados en un auténtico servicio público de comunicación audiovisual y multimedia. Este sitio pretende ser un foro de referencia y documentación para todos los interesados en el sector de la comunicación y sus contenidos y publicaciones están abiertos a la participación ciudadana.

info@teletodos.com